nov 162012
 
VN:F [1.9.17_1161]
Si conoces este parque, danos tu puntuacion.
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)

El parque de las Ciencias de Granada, está situado dentro de Andalucía. Es un museo interactivo con una superficie mayor de 70.000 m2 y está muy cerca del centro de Granada. Nada más llegar nos recibe la mirada carismática de Albert Einstein y las promesas de las actividades que veremos en su interior anunciadas en grandes carteles.

Una vez dentro, lo mejor es consultar el mapa el parque para poder situar los pabellones y sus horarios, y así organizar mejor la visita para no perderte nada. Aún así, si no vas con suficiente tiempo, seguramente algo se quedará sin ver porque el parque es muy grande y cada uno de los pabellones y actividades tienen mucho que contemplar, leer y comentar. Las horas pasan volando dentro de este interesante lugar.

Nosotros estuvimos en él un día después de nuestra visita a la Alhambra, y hay que decir que la cantidad de personas que nos encontramos en esta última era muy superior a la del parque. Quizás por ello se nos hizo muy cómodo visitar cada pabellón, sin aglomeraciones, y pudimos disfrutar de una larga e instructiva mañana.

El robot de la entrada te da la bienvenida de manera interactiva. Mueve su cabeza, brazos, manos, dedos… y hasta parpadea! Incluso te canta canciones.

Empezamos visitando los talleres de artesanía andalusí, Pabellón de al-Andalus y la Ciencia. Si algo no falta son las pantallas que te muestra la historia y arquitectura de Oriente a Occidente. Al igual que multitud de libros.

Es muy interesante la sala dedicada a la astronomía. Sin darnos cuenta, el tiempo pasó rápidamente mientras íbamos sala por sala dentro de este Pabellón.

Aunque llegamos muy temprano y éste era uno de los que ya estaban abiertos, otros pabellones iban abriéndose al público y no queríamos perdérnoslos. Así que muy a nuestro pesar, hicimos unas cuantas fotografías a lo que vimos más llamativo y seguimos nuestro camino.

Había un espectáculo de aves rapaces en el exterior que no quisimos perdernos y fuimos de los primeros en llegar. No calculé bien la fuerza del sol a media mañana y por sacar las mejores fotografías del espectáculo, estuvimos unos 45 minutos bajo el tórrido sol.

Nos enseñaron las diferencias entre las familias de las aves y cómo era su vuelo. Su entrenador pasaba detrás de las gradas mientras el ave reposaba sólo sobre un poste, y después lo llamaba para que todos pudiéramos ver su vuelo de cerca.

La verdad es que nos pasaba casi rozando. Una de las cosas que repetía el entrenador era que no nos moviéramos mucho para que los animales no se asustaran al volar entre nosotros.

Las aves que mostró fueron la lechuza, el águila de bosque y el halcón. Era impresionante verlos tan de cerca. El que nos dejó asombrados por la velocidad de su vuelo fue el halcón. Con su pequeño y aerodinámico cuerpo pudimos verlo en acción a la caza de la presa que le presentaba el entrenador. Dio varias vueltas en el cielo y se lanzó sin piedad y acertadamente sobre la misma, acuchillándola con sus garras, para luego dar cuenta de ella en el suelo.

Después del espectáculo de aves, nos dirigimos de nuevo al interior y quisimos visitar la exposición temporal de títeres. No todas las exposiciones son permanentes.

Debido a que la fecha se había pasado, no pudimos visitar la exposición temporal anterior del Rex. Esperamos al horario más conveniente para ver una demostración de esta exposición de los títeres, y mientras se cumplía el tiempo, visitamos varias salas más.

Vimos, desde experimentos que recreaban un modelo de la atmósfera primivita, donde sus moléculas forman parte del origen de la vida, el interior de las células, el ADN y hasta el esqueleto de varios animales.

 

Una vez de vuelta en la sala de los títeres, nos explicaron escenario por escenario. Impresiona nada más llegar el escenario de los títeres gigantes. El titiritero nos comentaba el peso de cada pieza y que era necesario el trabajo de varias personas para dirigir el espectáculo al completo.

La gran tortuga nos resultó simpática. Este títire en concreto lo mueve uno de sus ayudantes, que se mete en su interior, y con sus manos y brazos da vida a este animal. Su caparazón es duro y aguanta el peso de una persona.

Otro de los títeres que nos resultó muy simpático era el concertista de violín. Estaba obsesionado con una mancha que veía en la cortina. Los niños que estaban sentados en el suelo, reían y vociferaban en cuanto el títere se distraía con la mancha. Nos costó varios intentos “escuchar” cómo tocaba el violín.

¡Hay una mancha en la cortina!

Una vez en el exterior, de nuevo, hicimos varias fotografías a un ajedrez gigante, a la fuente solar, a la torre desde la que se puede ver el parque desde lo alto, y a las fuentes de agua.

En estas fuentes, eran interesantes de ver eran las grandes y pesadas piezas que sólo la presión del agua mantenía en movimiento y sin caerse.

Las piezas se mantienen erguidas y girando debido a la presión del agua

El Péndulo de Foucault es otra de las atracciones de este parque. Este gran péndulo pesa 35 kilos y tiene 12 metros de altura. Su movimiento es lento, regular y magestuoso. Parece que este péndulo va girando y tirando los pivotes, pero quién gira realmente es la tierra. Con esta experiencia León Foucault demostró que la tierra se mueve, algo que ya por entonces la ciencia no ponía en duda.

Péndulo de Foucault

No nos fuimos sin ver el mariposario, que es bastante pequeñito. Vimos algunas especies y salimos en poco tiempo debido a la humedad y el calor elevado propio de los mariposarios. Después de haber visto el mariposario de Benalmádena, en Málaga, éste se nos antojó menos llamativo.

Y por útimo, y casi a la carrera porque quedaban 5 minutos para cerrar, vimos la exposición dedicada al Sáhara. Lo que más llamó nuestra atención en esta sala fueron las recreaciones de caza y los animales expuestos.

No pudimos entrar ya en el observatorio astronómico. Estaba cerrado. Pero al irnos el parque nos regaló un último guiño a los efectos atmosféricos totalmente casual. Un bello arcoiris en las fuentes.

Localizacion:

Ver Parque de las Ciencias, Granada en un mapa más grande

VN:F [1.9.17_1161]
Si conoces este parque, danos tu puntuacion.
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.17_1161]
Rating: 0 (from 0 votes)
 Publicado por en 11:25